GitHub

Githup, para que se utiliza

GitHub, un servicio para mantener tu código a salvo de peligro

De sobra se sabe que las copias de seguridad de nuestros datos son importantes, sea el tipo de dato que sea (fotografía, video, fichero de programación…). Como alternativas siempre tenemos lo mismo: la nube usando Dropbox,  Drive…, en local usando discos duros aparte de los que empleamos para nuestro uso diario, pero en el caso del código tenemos una alternativa mucho mejor: los repositorios Git.

Esta clase de repositorios son una copia local del código generado con una característica muy importante, y es que podemos hacer varias versiones para poder recular si nos hemos equivocado y nuestra aplicación ya no funciona, o para trabajar en funcionalidades nuevas sin necesidad de modificar la versión funcional y así no romper el proyecto. 

¿Cual es su función?

Si nuestra máquina se estropea y deja de funcionar, corrompiendo el disco duro, no podemos recuperar todo el trabajo realizado. Es por ello que nacen servicios como GitHub, BitBucked u otros similares que pretenden llenar ese vacío, es decir, podemos guardar nuestro código en este tipo de servicios, de manera que si ocurre alguna catástrofe en nuestro ordenador, siempre podremos acudir a nuestras copias de seguridad almacenadas en estos servidores.

Entonces, ¿cómo trabajaremos con repositorios Git y más concretamente sincronizando con Github? Al principio del proyecto, cuando estemos preparando todo el entorno, nosotros haremos una base de la que vamos a partir, ya estemos en solitario o con compañeros. Esta base la vamos a tener como algo funcional pero no definitivo. Esto significa que, por poner un ejemplo, si tenemos una web con unos estilos concretos y una estructura que ya hemos definido, vamos a crear algo parecido a una plantilla de la que todos los integrantes del grupo de trabajo podrán partir. Esto no significa que debe ser el resultado final de nuestro producto, por supuesto, porqué entonces no tendría sentido usar git. Debemos presentarlo como el esqueleto de donde cada uno podrá dar a luz las distintas partes necesarias para el producto final mencionado.

Una vez tenemos ese esqueleto lo subimos en la rama master, y no la volvemos a modificar hasta que queramos integrar una funcionalidad nueva. Un momento, ¿ramas? Si, en Git todo funciona en ramas ya que tiene una estructura de árbol, y vamos a crear tantas ramas a partir del master como necesitemos. Normalmente se crea una rama por funcionalidad tal que así:

Tal y como podemos observar, existe una rama master, de color verde, de la cual se han ido creando unas divisiones para desarrollo o características, y si miramos más adelante en la línea del tiempo observamos como se acaban uniendo de nuevo al master. Estas uniones, o “merge”, se emplea cuando una característica ya está terminada y funcional, sin errores y sin posibilidad de que rompa nuestro programa, y se desea subir a master. Recordemos que nosotros hacemos un clon de master y trabajamos sobre él, pero el original sigue sin ser modificado, de modo que si queremos añadir los cambios, debemos hacer dicho merge.

Si analizamos este modo de trabajo podemos darnos cuenta de que es muy potente a la hora de organizarnos con todo el equipo, ya que nos podemos sincronizar en cualquier sitio, con cualquier máquina. De hecho herramientas de gestión de equipos que se conecten con Git nos van a permitir incluso ver una evolución en el desarrollo del software para poder identificar si han habido problemas, o showstopers, y aplicar soluciones; o si queremos ir más allá, varias personas pueden trabajar en el mismo código sin necesidad de estar delante de la misma máquina, ya que con un gestor de Git, como puede ser SourceTree o el mismo GitHub Desktopnos resalta con colores qué partes hemos modificado nosotros y qué otras las ha hecho nuestro compañero o compañera de trabajo, para que así poder decidir qué código implementar.

En definitiva

En definitiva, trabajemos de la manera que sea, es una buena idea aprender a usar un gestor de repositorios para tener un buen control del código, de sus versiones y de otros componentes del proyecto y así tener la posibilidad de volver atrás en caso de error o estudiar su evolución productiva si usamos un gestor de equipos.